domingo, 7 de octubre de 2012

Antigua Aduana: Colegio Hermanos Maristas



Los primeros datos de la existencia de una Aduana en Sanlúcar de Barrameda datan del año 1380.
La primera que se tiene constancia es la denominada Aduanilla, y se encontraba en la esquina entre la Calle Bolsa y la Plaza del Cabildo.
Pero al objeto de establecer la Aduana en Bonanza y construir alrededor de esta un pequeño poblado, se designó al ingeniero de Marina, primer comandante del batallón de la Real Brigada, Vicente Sánchez Arquero, bajo cuya dirección comenzaron las obras en 8 de marzo de 1832, terminándose al año siguiente. Se construyó un muelle para desembarco de pasajeros y otro para mercancías, un cuartel para carabineros, un edificio para capitanía del puerto, un edificio principal para aduana, 8 manzanas de casas para viviendas y una iglesia con una plaza delante de ella.
Al estar el verdadero puerto de la ciudad de Sanlúcar de Barrameda en la zona de Bonanza, el 1 de julio de 1834 comienza a funcionar la Aduana en este lugar, aunque sólo estuvo en funcionamiento desde el 1 de julio de 1834 hasta septiembre de 1835, es decir poco más de un año, trasladándose la misma a Sevilla, parece ser, entre otras razones, por un "levantamiento tumultuario". A raíz del cierre quedaron desiertos los edificios construidos, obra que había costado dos millones de pesetas.
La noche del 9 de febrero de 1838 ocurre un hecho que algunos dicen que se esperaba, que es la caída de la iglesia que se había construido, desplomándose el techo, muros y campanario.
La iglesia, que se había construido el año 1832, nunca había llegado a utilizarse como tal y parece que en su construcción se utilizaron materiales que no eran de buena calidad.
El 18 de febrero del año 1853 y debido a las gestiones que habían realizado el duque de Montpensier, se bendijo y se abrió al público una iglesia en Bonanza, que se encontraba en el antiguo edificio de la Aduana.
A la bendición acudió el vicario de la ciudad, así como también estuvieron presentes los duques de Montpensier.
Esta iglesia se suprimió más tarde al venderse el edificio a unos particulares.
El año 1909, la ciudad de Sanlúcar de Barrameda ofreció un hospital de sangre para los heridos de Marruecos, que atendería a cien soldados heridos en la guerra, hasta que estuvieron restablecidos.
El conde de Aldama, propietario del edificio, también envió al presidente de la Diputación de Vizcaya un telegrama donde ofrecía su palacio de Sanlúcar, para los heridos de la guerrilla de Vizcaya, aunque el ofrecimiento no fue aceptado.
El edificio de la Aduana fue hospital de sangre hasta el 20 marzo 1910, es decir solo unos meses, hasta que los heridos estuvieron repuestos.
En su historia de Sanlúcar de Barrameda escribe Pedro Barbadillo: “Hace unos años se marchó la comunidad de Salesas Reales que ocupaba este convento, que era en el edificio de la antigua Aduana”.
Imagino que cuando dice hace unos años se refiere a cuando se escribe la historia de Sanlúcar, que fue el año 1942.
El edificio fue adquirido a las monjas y después de remodelarlo y arreglarlo se instaló en él un seminario de verano y más tarde el instituto eclesiástico diocesano.
Por último es el año 1954 cuando llegan a Bonanza, a la antigua Aduana, los Hermanos Maristas, que fundarían el colegio Ntra. Sra. de los Reyes, que en un principio tenía también internado y que aun continúa.


No hay comentarios: