miércoles, 16 de noviembre de 2016

Plaza de la Victoria


La coqueta plaza de la Victoria, hoy lugar de esparcimiento por los bares que hay en la zona y entrada al Centro Cultural La Victoria, con el museo Cádiz Mitológico, siempre ha tenido el nombre unido al convento de los Mínimos, al convento de Ntra. Sra. de la Victoria, de ahí el nombre.
Estos religiosos cuando se instalaron en Sanlúcar de Barrameda lo hicieron en la antigua ermita de la virgen de Belén, que les había cedido el duque cuando los trajo del convento del Rocío. Aunque pronto descubrieron los frailes que la ermita era estrecha e incómoda para la congregación, así que se trasladaron al barrio bajo, a un solar que también les cedió el duque.
Para la realización de la obra del convento, los frailes tuvieron la ayuda de la herencia que les había dejado el año 1613 Marina de Almonte, que les dejó cuatro tiendas que fueron vendidas al duque y con ese dinero se continuó la obra.
La decadencia del convento fue originado por la invasión francesa, pues se arrancaron los errajes para hacer cañoneras y el edificio quedó bastante deteriorado, siendo además utilizado como cárcel y lugar donde se alojaron las tropas.
Mientras esto ocurría, los frailes estuvieron en Jerez, volviendo el año 1823, encontrándose con una con un convento totalmente destrozado, estando allí hasta el año 1835, en que fue de nuevo incautado y entregado a los compradores que lo habían adquirido con anterioridad.
A partir de este momento el edificio fue deteriorándose cada vez más, encontrándose en estado ruinoso, siendo parte del mismo casa de vecinos, taller de cerrajería o depósito de carbón, hasta los años ochenta en que es adquirido por otra empresa y esta cede en 1989 la iglesia al Ayuntamiento y se comienza a construir viviendas en el claustro del mismo.
La restauración y rehabilitación de la iglesia comenzó el año 1991, convirtiéndola en el Centro Cultural La Victoria.

En estos momentos además de un centro de exposiciones, se encuentra allí el Centro de Interpretación Cádiz Mitológico, de carácter permanente.












No hay comentarios: