domingo, 9 de septiembre de 2012

Castillo de Santiago

Cuenta Barrantes Maldonado, en el libro “Ilustraciones de la Casa de Niebla” , escrito el año 1469: "... é derribó hasta los fundamentos el alçazar de la villa de Sanlúcar de Barrameda, que estava junto á la plaça é yglesia mayor, que no dexó mas que una torre por memoria, que es agora casa de consistorio; é la razón fue porque quando se hizo aquel castillo batía la mar dozientos pasos del castillo, donde agora está el jardín nuevo del Duque e las tiendas de las herrerías; e como se fue mas poblando Sanlúcar y echando tierra, yvan más retrayendo la mar y estava ya apartada la mar cuatroçientos ó quinientos pasos del castillo; é por estar en medio del pueblo era menos fuerte y poco provechoso, por lo cual hizo un castillo á la una punta del pueblo fuera de la puerta de Sevilla sobre un barranco, lugar, aparejado para desde allí hazer guarda al puerto de Çenfanejo."
Así sabemos que el Castillo de Santiago fue mandado construir por el II Duque de Medina Sidonia, Don Enrique el Magnífico, terminando la construcción sobre los años 1477-78, ayudado por los vecinos de la ciudad que quisieron contribuir donando la cantidad de 200.000 maravedís.
Este edificio por tener una magnífica situación estratégica, dominando desde la altura la entrada del río Guadalquivir, formando una buena defensa de la ciudad, que más tarde se completaría con los Baluartes del Espíritu Santo, hoy desaparecido, y el de San Salvador.
Cuenta con 5.000 metros cuadrados de extensión y está fabricado de ladrillo y mampostería, siendo destacada la impresionante torre de planta hexagonal, que se denomina Torre del Homenaje y otra torre cuadrada pegada a la anterior, llamada “Aula Maior”, que está dividida en dos niveles sobre un techo abovedado, donde se representan los escudos de armas de los Medina Sidonia y que estaba destinada a la estancia de Nobles y de los altos cargos militares.
También destaca la llamada Puerta de la Sirena, que servía como acceso principal al Patio de Armas. Está puerta fue construida por Marino de Neápoli, y es el único ejemplo de arquitectura gótica que encontramos en la ciudad, junto con las Covachas de la Cuesta de Belén. En la puerta nos encontramos representada a una sirena con la cola bífida, dentro de la que se encuentran las armas de la casa de los duques de Medina Sidonia.
Hubo tiempos en que el recinto amurallado disponía de foso, menos en las partes que miran al mar, al no necesitarla por tener como defensa natural la barranca que daba al barrio bajo.
El nombre de Castillo de Santiago es debido a una imagen del apóstol, hoy desaparecida, que se encontraba situada en la parte superior de la puerta principal del recinto, que es la que está situada frente al Carril de los Ángeles y que en tiempos poseía un puente levadizo.
Cronología del Castillo de Santiago
En octubre de 1477, los Reyes Católicos visitan Sanlúcar de Barrameda, hospedándose en el recién construido Castillo de Santiago, y se cuenta que desde este lugar contempló la reina Isabel la católica por primera vez el mar. Dicen que al ser la fecha tiempo de feria o vendeja, más de cien barcos que se encontraban en ese momento en la ciudad salieron a recibir a los reyes.
El 12 de diciembre de 1520 es devuelta la fortaleza de Sanlúcar, a los duques de Medina Sidonia, por los servicios prestados por el duque al rey contra los comuneros. La fortaleza había sido tomada por el rey Fernando el Católico al huir a Portugal el cuarto duque, Enrique Pérez de Guzmán.
El año 1698 fueron retiradas las piezas de artillería gruesa y se enviaron a Colombia, a Cartagena de Indias. Esto se hizo porque aunque desde que se incorporó Sanlúcar a la Corona de España, el castillo de Santiago fue declarado plaza de guerra, pero debido al crecimiento de la ciudad la importancia decreció, a medida que crecía la ciudad y era peligroso disparar piezas de artillería gruesa.
En 1736 se transforma la parte interior del castillo de Santiago, que era originalmente un gran patio de armas, con la construcción de dos naves alrededor del patio interior de armas, para habilitarlo como cuartel.
En 1744 se saca la pólvora que se encontraba almacenada en el Castillo de Santiago y se lleva a un almacén que se realizó junto al baluarte del Espíritu Santo. El motivo del traslado es el temor que sintió la ciudad cuando cayó un rayo en el coro del convento de San Diego, muy cercano al Castillo.
El año 1801 se le hicieron al Castillo de Santiago varias reparaciones, ya que en 1798 había sido declarado en ruina, y se abrió la puerta de acceso al patio que hoy tiene como entrada principal, que da a la Plaza de Santiago. Hasta entonces la puerta de entrada era la que da a la Cava del Castillo.
Durante la Guerra de la Independencia contra los franceses de Napoleón, sirvió como cárcel de prisioneros militares y más tarde como cuartel de las tropas invasoras. En algunos lienzos de los muros de la Torre del homenaje aún se observan firmas de soldados de aquella época.
En 1852 el Ayuntamiento ofrece en usufructo al duque el Castillo de Santiago para acuartelamiento de sus tropas. Este castillo se encontraba bastante deteriorado desde la dominación francesa y fue arreglado para su uso.
Fue cuartel del ejército español hasta que a mediados del siglo diecinueve se habilitó para albergar a la guarnición de escolta de los Duques de Montpensier.
El Castillo de Santiago es cedido al Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda el 28 de junio del año 1932.
En la Guerra Civil se utilizó de nuevo como cárcel y puesto de escucha. Luego, prisión militar y, por último, como puesto de la Guardia Civil.
Es declarado Monumento Histórico Artístico por decreto de 2 de marzo de 1972 el Castillo de Santiago.
En las excavaciones realizadas durante los años 1989 a 1991, por la Escuela Taller Tartessos, se descubrió un pasaje subterráneo que conduce al exterior del castillo, de estructura de bóveda de cañón, se encuentra en perfecto estado y llega al menos hasta los jardines del Palacio Ducal de Medina Sidonia.
Desde el verano del año 2006 el Castillo de Santiago está abierto al público y puede ser visitado en varias épocas del año, después de haber sido rehabilitado en gran parte durante varios periodos.


No hay comentarios: