martes, 5 de enero de 2016

Calle Bronce de Bonanza

Hace unos días una persona por la calle me preguntaba la razón por la que su calle se llamaba Bronce de Bonanza, y me comprometí a explicarle las razones en esta página, a decirle lo que era el Bronce de Bonanza.
El Bronce de Bonanza es una tablilla o lámina de bronce de época romana que también se conoce como Tabula Baetica o Formula Baetica. Su tamaño es de 28 centímetros de largo y 19 centímetros de ancho y que pesa 1’75 kg de peso, que presenta una inscripción en la que el texto es una leyenda de diecisiete renglones escritos en letra romana epigráfica de cinco milímetros de altura, excepto la primera línea que es algo mayor.
Según parece, formaba parte de un díptico, ya que se aprecian restos de piezas de ensamblaje con otra tabla de las mismas proporciones, de la que no se ha podido precisar con exactitud la fecha en que se esculpió, aunque se es muy probable que date del siglo I d.C. o de a principios del siglo II d. C y es el soporte escrito de las garantías que ofrece un individuo al contraer una deuda con otro. Es un acuerdo de tipo bancario. No se trata del documento original, sino de una copia destinada a servir de modelo para otras transacciones del mismo tipo, de ahí que presente signos de haber estado expuesta en público.
El Bronce de Bonanza fue encontrado por un campesino de Sanlúcar de Barrameda en uno de los navazos en las cercanías del Puerto de Bonanza en julio del año 1868.
En la actualidad se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.
En Sanlúcar existe una réplica en el Centro de Visitantes, Fábrica de Hielo, que es el que aparece en la fotografía que acompaña a este texto.
A la hora de poner el nombre a algunas calles de la zona de Miradamas, se pensó en piezas arqueológicas encontradas en Sanlúcar de Barrameda, entre ellas el Bronce de Bonanza.
Es una calle muy pequeñita, sin salida, que da a otra principal que da a la calle Dolmen de Hidalgo.




Nota: Datos del Museo Arqueológico Nacional de España

No hay comentarios: