lunes, 9 de febrero de 2015

José Raposo Pérez Gil

Si ustedes han pasado por la calle Rubiños, a la altura del número 27 habrán podido ver en la fachada una lápida de mármol recordando a una persona nacida en esa casa, y hoy quiero contarles la historia de ese joven soldado sanluqueño del Batallón de la Corona, llamado José Raposo Pérez Gil, nacido en la calle Rubiños, de padres humildes y que falleció el 31 de agosto del año 1921 en Casabona, en la Guerra del Rif, también llamada Guerra de Marruecos.
Cuando llega a Sanlúcar la noticia de la muerte, la ciudad quedó consternada, aunque no fue hasta el 13 de enero del año 1922 cuando el Ayuntamiento acuerda una serie de actos conmemorativos y de homenaje al soldado sanluqueño, que fueron aprobados por unanimidad.
El primer acuerdo fue adherirse y asistir en representación del Ayuntamiento al acto que tendría lugar el 15 de enero de 1922 en el aeródromo militar de Tablada, donde se bendijeron diecisiete aeroplanos que distintos donantes habían regalado al ejército. Entre ellos se encontraban los tres que la provincia de Cádiz había regalado en una cuestación que se hizo por suscripción popular y que uno fue bautizado con el nombre de José Raposo Pérez Gil.
Al acto asistió una representación del Ayuntamiento sanluqueño, compuesta por el Alcalde y algunos concejales, e incluso el concejal Manuel Barbadillo Rodríguez guardó el lazo con el que se ató la botella de la bendición para entregársela a la madre del soldado.
Otro de los asuntos que se acordó es que se convocase la Junta Patriótica para ver si se podía conceder a la familia de Raposo, que al parecer se encontraban bastante necesitados, un premio de 500 pesetas que había donado Purificación Vila para el soldado que tuviera un comportamiento heroico en campaña, no llegamos a saber si se entregó, aunque en algunos periódicos de la época si he encontrado noticias de su entrega.
 El último acuerdo del Ayuntamiento fue poner una lápida conmemorativa en la casa donde nació, en la calle Rubiños número 15, hoy 27, en recuerdo del soldado desaparecido.
Hubo que esperar hasta el día 1 octubre de 1922 para que el Ayuntamiento realizase el acto de colocación en la calle Rubiños, en la casa donde vivió Raposo Pérez Gil, la lapida de mármol que había acordado casi un año antes, celebrándose con toda clase de honores una procesión en la que participaron todas las fuerzas vivas de la ciudad que se inició en la plaza del Cabildo hasta llegar a la calle Rubiños, a la casa que se encontraba ese día completamente engalanada.

La lápida que se colocó, y que aun se encuentra en la casa, tiene el siguiente texto:
En esta casa nació el heroico soldado José Raposo Pérez Gil, muerto honrosamente en la campaña de África durante la campaña de 1921. El Excmo. Ayuntamiento acordó en la sesión del día 13 de enero de 1922 colocar esta lápida conmemorativa como homenaje a tan glorioso hijo del pueblo.
Para el acto se desplazaron hasta Sanlúcar el teniente y once soldados sanluqueños del regimiento de la Corona al que perteneció el sanluqueño e incluso estuvieron en casa de los padres del mismo, donde se tributó un último homenaje a su memoria pronunciándose ante el retrato del valeroso soldado sentidos discursos.

No hay comentarios: