domingo, 5 de enero de 2014

El pozo




Esta mañana me daba una de esas vueltas por la ciudad que tanto me gustan. Ir de aquí para allá sin ningún destino fijo, entrando en las calles, en los caminos, en los callejones que nunca se me había ocurrido entrar, o no había podido hasta el momento, como es el caso de la calle de la Grana, que no se de donde le vendrá el nombre, aunque teniendo en cuenta el nombre de la que está justito al lado, me lo puedo imaginar, la calle Azul. Esta es una calle con una pendiente bastante pronunciada y antes con la otra silla habría sido un trabajo bastante duro.
Estas dos calles, con casas viejas y con un solar a medio tirar, porque me dice un vecino que en el tiempo cuando se ataban los perros con longanizas algún constructor compro, cambio o sabe dios que, y al final se ha quedado como estaba, bueno igual no, mucho peor porque tiraron o casi tiraron algunas de las casas y al final no se construyó absolutamente nada, y me temo que tampoco han cobrado, o han medio cobrado.
¿Usted es periodista?.
No.
Pero escribe en el periódico, ¿no?.
Si, eso si.
Pues mire esto.
Claro que lo miré y me dio mucha pena que un rinconcito que podía ser tan bonito, se haya convertido en lo que es, y lo peor es que me temo que la posible solución no va a ser cercana.
Caminaba por aquel lugar cuando me encontré el sitio para la foto del día. En medio de un camino a ninguna parte apareció en una esquina de la calle un pozo. Uno de los antiguos pozos que abastecía y del que se servían todos los vecinos del pago. Un pozo normal y corriente de los que existían a cientos en la ciudad, pero imaginé la cantidad de personas que habrán sacado agua de aquel brocal.
Sería bonito que ese pozo se conservara donde está, y si algún día vuelven las longanizas a los perros de Sanlúcar, y los constructores deciden construir allí no se que urbanización “maravillosa”, el pozo quede en el lugar, aunque no sea una maravilla artística, ni arquitectónica, aunque sólo sea para que los chiquillos de cuando pasen unos años puedan ver lo que era un poco, de donde sacaban agua sus padres o sus abuelos.
Aunque sólo sea por esa simple razón.


No hay comentarios: