domingo, 29 de enero de 2012

Alfonso XII y María de las Mercedes

Estoy convencido que todos hemos oído hablar de forma idílica, edulcorada por la historia oficial y por el pueblo que deseaba tener en ella un mito, con copla y películas incluidas, la historia de María de las Mercedes de Orleans y Borbón, esposa que fue del rey Alfonso XII durante menos de seis meses e hija de Antonio de Orleans, propietario del palacio que hoy es Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda.
La historia de amor entre el príncipe y su jovencísima prima, que comenzó cuando ella contaba apenas 12 años y tuvo la feroz oposición de la Reina Isabel II, que además era tía de Mercedes, ya que su madre y la reina eran hermanas.
Isabel II prefería a cualquier mujer como esposa de su hijo antes que a la hija de su intrigante cuñado y enemigo acérrimo, Antonio de Orleans, duque de Montpensier, por lo que puso todo su empeño en que la boda no se llegase a celebrar. Pero no era sólo de la reina de donde partía la oposición, sino que tampoco el Gobierno veía con buenos ojos ese matrimonio, que parece que sólo quería Alfonso, el pueblo y Montpensier.
Claro que en este caso parece que la cabezonería de Alfonso pudo más que la oposición de la Reina, que ni siquiera tuvo la deferencia de asistir a la boda de su hijo, quedándose en París e incluso se rumorea que llegó a decir: “No tengo nada contra la infanta, pero con Montpensier no transigiré nunca”.
Como nunca las oposiciones y los obstáculos son poco, estaba también el hándicap de que era la pareja eran primos hermanos, por lo que se hubo de pedir al Papa una dispensa para que se pudiese celebrar.
La ceremonia tuvo lugar el día 23 de enero de 1878 en la Real Basílica de Atocha, que para la ocasión estaba totalmente engalanada e iluminada y fue oficiada por el cardenal Francisco de Paula Benavides. Francisco de Borbón, padre oficial del monarca, ejerció como padrino y la madrina fue la infanta Isabel, porque aunque en un principio se pensaba que sería la abuela del rey, María Cristina, tuvo que ser sustituida en el último momento, debido a que se encontraba enferma.
Aunque tanta ilusión duró muy poco, porque ya a finales del mes de marzo, un aborto de María de las Mercedes, hace que comiencen los problemas, al no terminar de curarse del mismo y ser constantes las recaídas en la salud, hasta el 26 de marzo que falleció, dejando desolado al rey, compungido a Montpensier que veía como sus planes no se llevaban a efecto y tranquila a la reina, que parece que se quitaba de en medio a su cuñado, aunque por poco tiempo porque unos años después conseguiría casar a su hijo Antonio con la Infanta Eulalia, aunque este matrimonio terminó como el rosario de la aurora.
Como curiosidad decir que María de las Mercedes ha sido hasta el momento la única Reina consorte que ha nacido en el país.
Otra curiosidad es que siempre se cuenta que Rey Alfonso XII se recluyó en el palacio de Riofrio a consolar su pena, pero lo que no se cuenta es que lo hizo acompañado de la que siempre había sido su amante, Elena Sanz, con la que tuvo dos hijos, pero esa es otra historia que les contaré otro día.



2 comentarios:

mariuca dijo...

Gracias Antonio por recordarme tanto la Historia como las canciones con las que yo jugaba en mi infancia, en la calle. Allí aprendía a ser sociable y a comunicarme.¡Qué salto ha dado la ciencia!¡Cuánto hemos progresado!. Aún hay quien sigue sin verlo!

DeSignals dijo...

Muy interesante tu blog. Te dejo un saludo y un voto en el concurso de 20blogs. El link al mio es el siguiente:

http://lablogoteca.20minutos.es/designals-22324/0/#vota

Saludos!