martes, 14 de marzo de 2017

Febrero, el otro…

Una noticia publicada en el periódico ABC del día 14 de marzo de 1922 nos hace una narración de cómo se encontraba la ciudad de Sanlúcar de Barrameda esos días, que había sufrido un gran temporal de agua, viento y granizo.
Esto me recuerda algo que me contaron en Bonanza hace unos años, y es que los marineros no les gusta nombrar el mes en que nos encontramos y dicen “enero, febrero, el otro…”. Prefieren nombrarlo así “por el otro”, porque dicen que es tan malo que mejor no nombrarlo. Y es verdad que buscando en las hemerotecas he encontrado un montón de vendavales, tormentas, lluvias, inundaciones y vientos en este mes.
Aquí les dejo el texto de la noticia de los vendavales ocurridos en “el otro” del año 1922.


Han descargado grandes tormentas, acompañadas de truenos, lluvias torrenciales y abundante granizo.
Las aguas alcanzaron en algunas calles más de media vara de altura.
En la casa Ayuntamiento, en el faro de Bonanza y en la barriada de Guía cayeron varias chispas eléctricas, sin causar desgracias.
Hace que está lloviendo torrencialmente más de setenta y dos horas, por lo cual se encuentran  paralizados los trabajos.
Muchas viviendas se han anegado, flotando en las aguas los muebles. No se recuerdan granizada ni lluvia tan duraderas e intensas como las de hoy.
Reina un fuerte temporal en el mar; numerosas embarcaciones han buscado refugio en el puerto de Bonanza; algunas entraron completamente desmanteladas y con averías en el casco, producidas por descargas eléctricas.
Las embarcaciones surtas en el puerto tuvieron necesidad de reforzar las amarras para no ser arrastradas por las enormes olas que de continuo las azotaban y barrían sus cubiertas.

Sobre las viñas y sembrados descargó una espesa granizada, que causó a las mismas enormes daños.