jueves, 30 de enero de 2014

Convento de Madre de Dios



Este convento que tiene entrada principal por la calle que hoy lleva el nombre de calle Jesús Cautivo, que hace años tuvo el bonito nombre de Mirador de Madre de Dios, con una portada en piedra de estilo manierista de dos cuerpos.
En la Plaza Madre de Dios están las dos portadas neoclásicas de mármol que dan entrada al templo y que fueron realizadas por José Benjumea en 1815.
Las monjas dominicas de Madre de Dios llegan a la villa de Sanlúcar de Barrameda el año 1480. Estas monjas fueron traídas a nuestra ciudad por el segundo duque de Medina Sidonia,  Enrique de Guzmán, y su esposa Leonor de Ribera y Mendoza, que es la que compra a Ruy García e Isabel García unas casas para que se instalaran las monjas. El 18 de marzo de 1480 se eleva a escritura ante el escribano público Diego de Almonte. Las religiosas que se instalaron en el beaterio de Sanlúcar eran unas monjas de un convento llegadas de Sevilla.
Fue el tercer duque de Medina Sidonia, Juan de Guzmán, el que elevaría en 1506 esta comunidad a la categoría de convento, dándosele el nombre de Santa María de la Encarnación, aunque siempre se le conocería por el nombre de Madre de Dios.

Leonor Manrique de Sotomayor, condesa de Niebla ingresó en el convento de Madre de Dios.
Una hija del conquistador Hernán Cortes, María Cortes Zúñiga, profesó e incluso llegó a ser priora del convento sanluqueño de las dominicas de Madre de Dios.
Cuenta la historia que unos pescadores hallaron entre sus redes una talla medieval de la virgen con el niño, que dejaron en el torno del convento de Madre de Dios. Talla que fue vendida en tiempos de escasez de la comunidad. Esta virgen se denominaba de la Piña y hoy no se tiene constancia de donde se encuentra.
Cada 24 de enero sale en procesión del convento de Madre de Dios el cuadro de Ntra. Sra. del Sudor. Este cuadro es una antigua advocación de Ntra. Sra. de los Afligidos.
El convento de Madre de Dios fue uno de los más importantes y rico de la villa. Según el historiador Agustín de Horozco, en el año 1560 en el convento de Madre de Dios había casi sesenta monjas.
En este convento, a través del torno se pueden comprar los deliciosos dulces, sobre todo tocinos de cielo, que son confeccionados de forma artesanal por las monjas dominicas.


No hay comentarios: