lunes, 27 de enero de 2014

Convento de Capuchinos


Entre los años 1600 y 1618 se construyó en Sanlúcar de Barrameda la ermita de Ntra. Sra. del Buen Viaje, más tarde Convento de Capuchinos. Fue construida por los navegantes y marineros de zona de la Balsa, enemistados con los del Barrio de los Gallegos que tenían la ermita de San Nicolás. La enemistad entre los marineros y mareantes de los barrios de la Balsa y de los gallegos era manifiesta, organizándose entre ellos verdaderas batallas campales.
El año 1630 el octavo Duque de Medina Sidonia, don Manuel Alonso Pérez de Guzmán, sufre una penosa enfermedad y ofrece a San Antonio de Padua, si recupera la salud fundar en Sanlúcar un convento bajo la dirección de los frailes Capuchinos, en la llamada Huerta del Desengaño, junto a la ermita del Buen Viaje.
El día de San Francisco de Asís, 4 de octubre de 1634, se inaugura y es colocado el Santísimo Sacramento con solemne función y procesión en el Convento de Capuchinos, quedando el mismo habitado ese año.
En 1763 la comunidad de Capuchinos acuerda poner en el altar de su iglesia una imagen de la Divina Pastora. La figura que se colocó en ese momento no es la que actualmente se encuentra en el Convento. La primitiva pasó al convento de Ubrique y de aquí al convento de capuchinos de Santo Domingo, en tierras americanas.
El 17 de octubre de 1795 se crea en el convento de Capuchinos de Sanlúcar un Seminario o Colegio de Misioneros, que estuvo vinculado a América. Su nombre era Colegio de Misionero para Indias, concretamente de los Llanos de Caracas.
Con la invasión francesa es destruido casi por completo el Convento de Capuchinos el año 1810. El cuatro de febrero de 1813, la comunidad de capuchinos vuelve a tomar posesión del convento, después de techado el mismo, ya que durante la invasión francesa habían prendido fuego al techo de la capilla y había sido clausurado. Su reconstrucción costó al menos 52.000 reales.
 El 22 de mayo de 1821 se cierra de nuevo el Convento de Capuchinos, pasando los frailes al convento de Jerez. La comunidad vuelve al convento dos años más tarde, al rogarles el gobernado el 4 de julio de 1823 que volviesen.
 El 5 de septiembre de 1835 por tercera vez es desamortizado el Convento de Capuchinos, subastándose el mismo el 26 de julio de 1884, siendo comprado por don Manuel Roura y Roura que pagó 260.000 reales.
El 12 de julio de 1877 se accede a la petición realizada por los padres Capuchinos para que se le devolviera la iglesia del antiguo convento y permiso para labrar uno nuevo en terrenos contiguos al anterior.

No hay comentarios: